Luz Pulsada Intensa para Cuello y escote en M√°laga

IPL o Luz Pulsada Intensa (del ingl√©s ‚ÄúIntense Pulsed Light‚ÄĚ) ¬†Lumenis M22 es una plataforma de rejuvenecimiento de √ļltima generaci√≥n que mejora la piel de forma notoria usando una fuente de luz.

El tratamiento con IPL M22 rejuvenece y mejora globalmente la calidad de la piel porque estimula la producci√≥n de col√°geno. Las manchas o lesiones pigmentadas producidas por la exposici√≥n solar a lo largo de los a√Īos y los capilares rotos, mejoran apreciablemente en pocas sesiones. Al mismo tiempo, las l√≠neas y arrugas m√°s finas se suavizan, el tama√Īo del poro se reduce, las rojeces disminuyen y la piel apagada gana una apariencia m√°s luminosa, fresca y joven.

En resumen, este tratamiento elimina las huellas que los a√Īos, el estr√©s y, sobre todo el sol, dejan en la piel, proporcionando un rejuvenecimiento global y uniforme de las zonas corporales m√°s expuestas como cuello y escote.

Fotorrejuvenecimiento en Málaga 

El fotorrejuvenecimiento es un procedimiento seguro, que trata las imperfecciones de la piel sin da√Īarla. Puede adaptarse a cualquier persona, edad y tipo de piel. Debe usarse con precauci√≥n en pacientes que est√©n tomando medicaci√≥n fotosensible, en fototipos altos (piel muy oscura) y pacientes con pigmentaci√≥n de tipo melasma/cloasma, ya que puede empeorarlo.

Es un procedimiento no invasivo y sin periodo de convalecencia.¬†Dependiendo de cada caso y patolog√≠a, var√≠a el n√ļmero de sesiones necesarias para alcanzar un resultado √≥ptimo. En general solemos recomendar un protocolo inicial de 3 sesiones, 1 cada 3-4 semanas, aunque los efectos son visibles desde la primera sesi√≥n.

En muchos casos aconsejamos realizar alguna sesi√≥n de recordatorio una vez al a√Īo para mantener el efecto deseado.¬†

El tratamiento debe realizarse con la piel perfectamente limpia. Se aplica un gel frío sobre la zona, que permite la transmisión de la energía de la luz, y al mismo tiempo, protege las capas más superficiales de la piel. El procedimiento suele durar entre 20-30 minutos.

Tras la sesión, puede aparecer un ligero enrojecimiento y leve escozor que desaparece en unas horas, pero no es preciso interrumpir las actividades cotidianas. Se recomienda no exponerse al sol directamente ni realizar tratamientos agresivos en los 15 días posteriores al tratamiento con IPL, como peelings o abrasiones, ya que la piel puede estar algo más sensible.